About US

Historia de Ricky Bakery Inc.

Publicada en El Nuevo Herald – Lunes, 2 de Febrero del 2009 por Elena Kenny

RICKY BAKERY, Un Caleidoscopio de sabores

La búsqueda de un empleo cuando tenía 19 años, dio la oportunidad a Richard Álvarez Guerra mejor conocido como “Ricky” de empezar como aprendiz en una pastelería y pese a que por un tiempo intento alejarse de la gama de la gastronomía para dedicarse a otras actividades, a la vuelta de los años regreso para quedarse.

El empresario es ahora dueño de 4 exitosas pastelerías que operan en el condado de Miami-Dade bajo el nombre de “Ricky Bakery” y cuyo menú refleja el caleidoscopio de nacionalidades, sobre todo latinoamericanas, que caracterizan a este condado de 2.4 millones de habitantes.

Ricky Bakery #1 – Bird Road
12759 SW 42nd St. Miami FL 33175

Ricky Bakery #2 – Coral Way (Main Office)
3115 SW 22nd St. Miami FL 33145

Ricky Bakery #3 – Sunset Drive
7388 SW 117th Ave. Miami FL 33183

Ricky Bakery #4 – London Square
13440 SW 120th St. #602 Miami FL 33186

El concepto de Ricky es el de originalmente tratar de combinar los pasteles cubanos con postres europeos y de Latinoamérica como el Tres Leches de Nicaragua, Tiramisu, Señoritas, el Eclear etc. De igual manera ha innovado la gastronomía en su demografía y ha puesto su sello en el menú con especialidades como el sándwich “Ricky” que prepara con chorizo, queso crema, y una salsa especial, entre otros ingredientes.

Ricky Bakery posee por hoy sus propios talleres de producción y fabricación de para elaborar los productos que ofrece en todas las pastelerías en Bird Road y Coral Way, que operan con más de 24 empleados. Todo esto después de tocar varias puertas para averiguar cuál pastelero estaba vendiendo su negocio, finalmente logro sellar su acuerdo de compra de su primera pastelería la cual con cariño le llama “Ricky Bakery #1” en Diciembre 2001. En esta transacción Ricky, lo sacrifico todo, invirtió sus ahorros y “una pequeña herencia” que recibió de su difunto padre, Carlos Álvarez.

Cuando el empresario se graduó de high school, siguió estudios durante dos años en el Miami Dade Collage, pero las ansias de trabajaran pudieron más que los deseos de continuar los estudios. En ese entonces, encontró trabajo en pastelerías y recuerda que mientras se entrenaba en la decoración de los pasteles y la elaboración de “los dulces”, hacia anotaciones en sus libros.

Tras trabajar seis años en esta área de la gastronomía, deseaba hacer algo distinto y un allegado lo convenció para que invirtiera en una compañía especializada en facturaciones médicas. Pero dos años más tarde vendió su participación en la firma.

Luego, se asoció con su señora madre, Miriam Nieto, para operar una gasolinera Exxon, pero tampoco se sintió muy a gusto en este giro empresarial. Así opto por “desempolvar sus libros de pastelería y apuntes”.

Tres años después de haber abierto la primera pastelería, Ricky adquirió en Diciembre 2004 una propiedad en 3115 SW 22nd St. El local había estado ocupado por una mueblería y tuvo que remodelarlo para poner en marcha su segunda pastelería. Así nació Ricky Bakery #2 pensada, deseada y diseñada por el mismo.

Nacido en New Jersey, de padres cubanos, Ricky piensa que sus progenitores, sobre todo su madre, influyeron en su decisión de tener una empresa propia. “Mi madre me enseño que para lograr lo que se quiere, es necesario trabajar duro”, su madre vino a EEUU a través de la Operación Peter Pan, que facilito la salida de Cuba de más de 14,000 niños entre 1960 y 1962. Miriam Nieto, junto a su esposo Carlos Álvarez, con quien tuvo tres hijos, compro una gasolinera en New Jersey. Posteriormente, ella siguió sola en el negocio, incluso cuando se mudaron a Miami, dado que su marido se dedicó a la enseñanza, aquí impartió administración hotelera en el colegio vocacional Linsey Hopkins.

El éxito indiscutible que ha tenido Ricky Bakery en el mercado de Miami se debe a la calidad y variedad del menú y al servicio que ofrecen a los clientes, quienes no solo compran pastelitos, emparedados y otras especialidades en la pastelería, sino que también “los encargan cuando salen a pasear en sus embarcaciones o van a otros estados”.
Diariamente, Ricky Bakery ha logrado atraer un buen número de clientes de oficinas con sus ofertas de desayunos y almuerzo. Sus facilidades tan acogedoras y amplias ofrecen una buena experiencia tradicional gastronómica de pastelería cubana. Otra fuerte de Ricky Bakery son los pedidos para fiestas, cumpleaños, cake de bodas y postres de bufe.
Ricky y su familia son cristianos y muy fervientes creyentes. Se consideran bendecidos, ya que para toda decisión en lo referente a las Pastelerías, y en lo personal, confían en la voluntad divina de Dios. Ricky se propuso “devolver cada día algo a la comunidad”. Actualmente él y sus negocios participan activamente en actividades comunitarias, todo el producto sobrante diario es donado a “Casa de Paz”, hogar “Camillus House” y Cedulas eclesiásticas, algunas de ellas pertenecientes al Rey Jesús. Ricky es muy bien conocido por su comunidad como una persona muy dada, cariñosa y amigable. También es conocido por ser un gran empresario y muy innovador.

Ricky ha diversificado su compañía a través de los años, de manera que ahora ofrece un servicio mayorista mediante el cual atiende clientes de cafeterías, gasolineras, restaurantes, oficinas, colegios, escuelas, e iglesias. Más recientemente, ha lanzado un nuevo servicio llamado Ricky Bakery Express, que después de pasar con éxito una prueba en la gasolinera de su madre en Leisure City, espera venderle la idea a otras gasolineras y por su puesto continuar expandiendo sus pastelerías hacia donde la voluntad de Dios lo lleve.